El “pucherazo” de Teresa tenía truco

PucheroPara evitar a su lideresa y virreina del Sur, Teresa Rodríguez, el bochorno de protagonizar el proceso más ridículo en la historia de Podemos, los anticapitalistas montaron un chiringuito electoral que invalida el proceso de selección de candidaturas para las autonómicas.

Por José Victoria
Y es que lo que montado desde la secretaria de organización anticapitalista es ridículo. Los trotsko boys han aprovechado para crear un tercer censo en Podemos Andalucía. Primero fue el censo de siempre, Ese en el que todos los polémicos se inscribieron la primera vez para participar en las votaciones. A día de hoy está integrado por más de 80.000 personas. Luego crearon un segundo censo. Uno integrado por aquellos inscritos que hubieran participado en alguna votación durante el último año. La cifra cayó drásticamente hasta los 46.000 inscritos a los que llamaron inscritos activos. Luego, dando otra vuelta de tuerca, pidieron a los inscritos, que voluntariamente lo decidieran, enviar una fotocopia del DNI… A estos los llamaron inscritos/militantes.

Teóricamente quienes deberían haber elegido las candidaturas autonómicas eran los primeros. Los inscritos a secas. De haber sido así el mínimo requerido para legalizar la votación serán 16.000 votantes. Los anticapitalistas sabían que no habían engañado a suficiente personal. Fue entonces cuando se les ocurrió la “brillante idea” de validar a los inscritos/validados/militantes/revalidados. Ya no había censo. Se hacía censo al votar.

Y así fue como metieron definitivamente la pata. Debía utilizarse el censo cerrado a 1 de julio, el de los 80.000.  Para garantizarse una participación nominal del cien por ciento, estos chicos que llegaron de los últimos al reparto de cerebros no incumplieron una sino todas las normas. Elaboraron un censo “pret a porter”. Y eso no vale. Lo dice el sentido común que antes era un valor dominante en Podemos. Y aún más, y mejor, lo dice el reglamento que regula este tipo de convocatorias.  Si desde Podemos en Madrid no quieren tomar medidas. Las tomarán los tribunales.

Y todo por en fatuo empeño en seguir engañando a miles de personas que con más ilusión que experiencia se lanzaron a la aventura, hace ahora cuatro años, de crear de la nada un movimiento político nuevo que reformase las instituciones en España, que democratizase un país que se rompe por las costuras. Todo eso para que una organización extraparlamentaria y minoritaria como Izquierda Anticapitalista organice un pucherazo en toda regla. Más bien violando todas las reglas. Lamentable.

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.