Adiós Podemos

Podemos declaró en el juicio celebrado este martes 12 en Malaga que las reclamaciones hechas por los afiliados son atendidas.
Incluso ante la evidencia de que Trinidad Ortega, la secretaria general de Jaén, tuvo que acudir a la Policía y a los jueces para protegerse, Podemos ha declarado ante el juez que eso es lógico y normal.
Podemos, en definitiva, considera que lo sucedido en Andalucía es normal. Y por ello pasar de más de 300 organizaciones a poco más de 30, o perder un tercio del electorado como consecuencia, no le suscita preocupación.
El juicio por vulneración del derecho fundamental a que los partidos sean democráticos ha quedado así visto para sentencia.
La anulación de la II Asamblea en la que Anticapitalistas con Teresa Rodríguez al frente coparon la dirección e impusieron una política de acoso y derribo al PSOE que lo que ha traído es un trifachito, puede o no abrirse camino vía judicial.
Para quienes desde hace ya tres años nos pareció suicida por el fin y los medios usados, se hace necesario hoy, vistos los resultados, decidir si existen otras herramientas políticas.
La respuesta andaluza existe. Se llama Cssp, partido político de ámbito andaluz que viene practicando en los municipios en los que está presente una política consecuente de quitar gobiernos del PP, combatir al trifachito y al tiempo criticar conductas desviadas del PSOE o PODEMOS.
En España existen igualmente opciones alternativas como Compromís en Valencia, Xuntos fn Galicia, etc.
Al igual que en Uruguay, es posible desde distintos territorios y organizaciones articular opciones electorales ganadoras.
Para el Senado o las Diputaciones hay que empezar a ensayarlas incluso si en abril hay elecciones generales.
Y en las Europeas, fortalecer opciones estatales que agrupen todas aquellas organizaciones territoriales que, como Cssp, ya existen o pueden aparecer.