Las dos Españas y una pesadilla

Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza,
entre una España que muere
y otra España que bosteza.
Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

Antonio Machado.

Hoy si es un buen momento para la lírica. La lírica salida de la pluma de un Antonio Machado al que las derechas españolas de siempre, de ayer, hoy y mañana, obligaron a morir mientras huía de la barbarie falangista que este domingo asola envuelta en sus banderas de corrupción la plaza de Colon en Madrid.

Por José Victoria

La derecha española nunca ha tenido fé democrática. No han que ver y escuchar los insultos en el parlamento de sus líderes Casado y Rivera a un presidente elegido con más de la mitad de los votos de la cámara hace solo unos meses. Insultos, mentiras. Mentiras, insultos son la tónica de una oposición de derechas nacionalista que a falta de otros argumentos utiliza el bulo, la desinformación, las noticias falsas para reclamar no un golpe de estado, que de eso nos salva la permanencia a Europa….
Las derechas españolas del PP a la Falange, de Vox Ciudadanos cuentan para esto nuevo golpe contra la democracia con la colaboración inestimable de la extrema derecha catalana. Una extrema derecha que va desde la ex Convergencia a la CUP pasando por ERC, una extrema derecha que al igual a la que representa el nacionalismo español piensa que cuanto peor mejor….
Y es que todos estos extremistas y agitadores de lo banal se mueven como cochino en cochinera en un ambiente embarrado. A los dos colectivos, que representan a la mitad del electorado español le va la marcha, los tambores de guerra…
Pero no nos engañemos. Los nacionalistas españoles no están preocupados por la unidad de la patria, ningún peligro acecha sobre el asunto. Lo que les preocupa realmente es que con los presupuestos que al final no se aprobarán en el parlamento se ponían las bases, a desarrollar muchísimo, de un nuevo orden económico en este país. Por primera vez en una década los que mas tienen más iban a pagar y los que menos tienen más iban a recibir. Y eso no lo pueden consentir Vox, Ciudadanos o el PP. Por eso salen a las calles y no por la figura de un relator, un redactor de relatos, que se ha quedado compuesto y sin empleo antes de empezar.
Por el lado del nacionalismo catalán, el gran colaborador del nacionalismo central, la lectura es distinta. Para nos neo convergentes, CUP o ERC la cuestión es pedir imposibles como que el gobierno tome de cisiones judiciales o pedir la autodeterminación para que caiga el gobierno de Sanchez. Necesitan a un Casado o un Rivera en la presidencia del Gobierno para, esperan, lograr superar su barrera del 49 por ciento de intención de voto. Un follón que les allane el terreno para entonces si ganar en las calles de Cataluña su soñolienta indepencia. La Vida es sueño que decía Calderón.

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?
Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Lo decía. Un buen día para la lírica. Para la épica nunca son buenos.