El “idiotismo” en política ya tiene Vox y voto

El idiotismo siempre ha formado parte de la política. Se trata de simplificar los problemas al máximo para darles la solución más simple de todas las posibles.


Por José Victoria
Hasta ahora lo hacia con mayor o menos acierto el PP, en la derecha. Vox, el partido de extrema derecha, con sus mensajes idiotizantes le está quitando el mercado. Pero el mercado está ahi. Antes se identificaba con los postulados y liderazgos del PP aznariano. Ahora lo hace con el partido liderado por un tipo gris, soso y con la capacidad dialéctica de un besugo seguidor de Aznar.
Los medios hicieron el resto. Una estrategia marquetiniana que, como en los viejos tiempos del franquismo, lleno atobuses en toda España para llevarlos al Vistalegre de Podemos.
Alli estaban los viejos reaccionarios mediaticos que viven a costa de las arcas públicas que subvencionan cadenas como la Cope o 13 TV.
De alli a las elecciones andaluzas y ahora a la espera de las generales en que España demostrará a Europa que tenemos un número similar de individuos que no quieren compartir subvenciones con los inmigrantes o que las mujeres y colectivos LGTB tengan los mismos derechos exactamente los mismos que heterosexuales, blancos de clase media.
Lo bueno del caso es que Vox, en el fondo representa lo mismo que el PP y Ciudadanos con dos diferencias. La primera es simplificar los mensajes hasta el absurdo como identificar la violencia machista con la violencia interfamiliar, que es como transmitir a la sociedad que agredir a una mujer es simplemente un problema domestico y no social.
La segunda diferencia es que el objetivo de VOX es decirle a la ciudadania que unos pobres, los nacidos en España deben pelear con otros pobres, los llegados de otras latitudes. Con esa pelea logran que se olvide al drama real. La crisis económica y financiera no ha llegado desde Nigeria, Angola o Kenia. La crisis se origino en los mercados financieros de Wall Street, Londres, Paris o Madrid. TY es a esos a los que hay que pedirles responsabilidades y que paguen impuestos para solucionar los problemas tanto de los españoles que han nacido aqui como de los que vienen de fuera. La inmigración no es un problema. La inmigración es la solución.