Un globo, dos globos, tres globos y un reventón

“No podéis preparar a vuestros alumnos para que construyan mañana el mundo de sus sueños, si vosotros ya no creéis en esos sueños; no podéis prepararlos para la vida; sino creéis en ella; no podríais mostrar el camino, si os habéis sentado, cansados y desalentados, en la encrucijada de los caminos”
Célestin Freinet (1896-1966).

Tras los resultados electorales en Andalucía, queda constatado el batacazo con pérdida de más de 300.000 votos del invento de la coalición Adelante Andalucía, que en lugar de ir adelante, fue como el cangrejo, y que en lugar de ser morada claramente identificada con una ideología y un estilo rompedor, era verde de inexperiencia simulando un andalucismo inexistente; de modo, que aquellos votos de antaño que iban a Podemos, teniendo en cuenta que el PSOE andaluz se encuentra en estado de coma, han ido en su mayoría a ciudadanos, e incluso probablemente algunos a Vox (al menos 44 de ellos en Marinaleda).

Por Pedro Pórez Blanes. Abogado, profesor, pre candidato al Senado por Podemos

En Andalucía no han surgido como por generación espontánea casi 400.000 fascistas. No se puede tachar a un votante de ser un fascista, o algo similar, porque no han votado como a mí me gusta, y protestar; y ahora como un niño que pierde su globo, coge una rabieta y monta una pataleta en la calle; no, hay que hacer auto crítica, la ausencia de ella es falta de madurez en todos los sentidos.

Nadie ha asumido responsabilidad política de lo sucedido, y es un error. Monedero ha estado acertado en su análisis y en las actuaciones que han de realizarse; sin embargo, nadie en Andalucía le hará caso. Los hechos son tozudos y la verdad persiste como el agua contra la roca en el acantilado hasta hacerla caer.

En Andalucía, Podemos como concepto primigenio transversal al que nos sumamos muchos al principio con entusiasmo e ilusión, ha desaparecido. La linea argumental que creo errónea en política, de identificarse con un lugar e imaginario del espacio político, y posicionarse en el tablero como de izquierda, extrema izquierda, ultra extrema izquierda o bien centro, centro derecha, derecha o VOX; es un clamoroso error, es equivalente a identificarse con ser de un equipo de fútbol, de un color o algo similar. Los problemas de la gente no tienen ni colores ni posiciones. Podemos fue novedoso en no identificarse con un partido de izquierdas o de derechas en el que cabían todos, era una de sus señas de identidad que ahora ha sido perdida, habita en el olvido.

Cuando un hincha va al campo de fútbol, y grita y se pelea y discute verbalmente con el contrario, cuando acaba el partido vuelve a la realidad. Pero el problema es que no estamos en la ficción televisiva, ni en un entretenido videojuego de actualidad ni en un partido de fútbol; la vida no es ni Juego de tronos ni House of Cards. No hay Kalhesis, ni Underwoods.

Hace falta un renacimiento, un resurgir de valores, y sobre todo, que ese reseteo sea creíble con hechos tangibles.

Rememoremos que tras el movimiento 15 M, cuando empezaron las reuniones de los círculos que conformaban la base de Podemos, iban personas de todas las clases sociales y todas las condiciones económicas. Recuerdo que en Fuengirola particularmente, la ciudad en la que estuve en esos momentos históricos, la mayoría estaban por ayudar, por actuar, que no les hacía falta el sustento o el trabajo, no estaban para establecer charlas políticas o estrategias vacías de contenido, sino para actuar, para dedicar su tiempo para resolver casos concretos, y sin embargo fueron paulatinamente excluidas. Esto ha sucedido en todos los territorios, y esa sangría de talento no se ha cortado, más bien al contrario, el apoyo electoral de esas personas también ha desaparecido.

En Andalucía, Teresa Rodríguez que nunca ha dejado de ser anticapitalista (opción respetable como cualquier otra) ha optado por dejar en todos los puestos orgánicos personas de su clan político, con lo que de Podemos en Andalucía, ese Podemos transversal donde cabían todos, sólo queda el nombre. Los círculos están adoctrinados con lo que dicta el supre

mo órgano de coordinación territorial que nadie ha votado ni designado, desterrando de redes, vía hechos y actos consumados, a personas concretas que están por otra labor y con otro criterio más pragmático y orientado a resolver problemas, y remando en la misma dirección. El aparato de organización es monocolor (anticapitalista), con ex militantes de IU, convirtiéndose Podemos Andalucía en una extensión más de Izquierda Unida y anticapitalistas, y reduciendo notablemente el abanico electoral.

Teresa Rodríguez no respetó las decisiones de las bases y surgió otra candidata para encabezar una lista por primarias, pero eso es historia. Si no llega a apoyar expresamente a Teresa Rodríguez Pablo Iglesias en las autonómicas, el desastre habría sido mucho mayor. Ahora se pide que analicen los círculos y extrapolen conclusiones el batacazo y la aparición de VOX, en lugar de hacer autocrítica.

No se puede caer en el maniqueismo de salón, en el postureo, la gente no es tonta.

El enemigo no es la derecha, no es VOX; no existen dragones ni se compran. Hay que tener decoro y respeto por la gente que vota una opción, representar la que uno defiende y estar preparado no sólo para dar zascas en televisión o en sede parlamentaria, sino para formar gobierno en un futuro con garantías de viabilidad y de aportar soluciones reales, no parches ideológicos.

¿Se pensó en el bienintencionado límite del triple del SMI en el comienzo de la formación?, ¿en las personas divorciadas con hijos que pasan pensión, se pensó en personas que tienen a cargo hijos y algunos con discapacidad?. Ahora que los jóvenes líderes de Andalucía van a ser padres, y otros ya lo han sido, se darán cuenta de que no es así, de que no era real. De que hay que mejorar muchas cosas y que la realidad es otra. Los diputados y cargos electos jóvenes sin cargas familiares, funcionan y se desenvuelven bien con ese límite y ese esquema pero… y los otros. ¿Excluidos por incompatibilidad cuando son una realidad y experiencia viva de los muchos problemas que hay en nuestro país?

No se ha identificado al enemigo, y hay algunas pistas tangibles. El enemigo no son los Lannister, ni el del escaño de al lado, que tienen color naranja, verde o azul. Todas las formaciones buscan lo mejor para su país, para su región.

El enemigo real es ese que permite que no haya un control legislativo bancario sobre productos financieros, que no haya una Ley que regule la banca comercial. El enemigo es el que permite que a una familia modesta le ofrezcan una permuta financiera o SWAP como si fuera la salvación para pagar menos intereses de una hipoteca, y encontrarse con un cláusula suelo encubierta que les clava casi un 5% de interés anual mínimo y que al descuadrarle el importe de la hipoteca, peligra la pérdida de su casa y malviven durante años por pagar la hipoteca inflada de intereses de atraco.

El enemigo es el que abarata la contratación de los medicamentos genéricos mediante un sistema de subastas donde subyacen claras prebendas a costa de bajar la calidad del medicamento, de los productos, y donde se pone en peligro la salud del ciudadano, tanto del que paga impuestos como del que no puede hacerlo en una Sanidad Universal. Enemigo es el que permite que en urgencias atiendan internistas o residentes sin experiencia, y a una mujer jubilada le intenten extraer un cuerpo extraño de un audífono mediante agua a presión en el conducto auditivo mientras sangra abundantemente porque la inexperta mano del médico aprendiz le ha generado una hemorragia.

El enemigo, es el que permite que haya unos servicios sociales en la mayoría de los municipios que se despreocupan de la mayoría de los dramas que hay por falta de vivienda digna en una gran parte de la población, y que se encuentran en urgente necesidad de rescate. Enemigo es el que permite la especulación del suelo y precios de la vivienda inasequible porque no hay, no existe un programa nacional de vivienda de protección social, que aumente la oferta que responda a la necesidad y demanda real de las familias, en lugar de a la especulación.

El enemigo es el que consiente en seguir negociando puestos en el Consejo General del Poder Judicial repartiéndose el pastel del Poder Judicial, y destrozando la división de poderes, evitando que exista verdadera independencia judicial en los altos y “supremos” tribunales, siendo designados sus miembros por políticos, en lugar de por profesionales, la carrera judicial, o asociaciones de jueces y fiscales y colegios profesionales. Los perjudicados como siempre, los mismos, la mayoría de los ciudadanos y clase trabajadora y sus castigadas economías.

El enemigo es la falta de formación de unos dirigentes políticos que sólo buscan posicionarse en unas primarias sin comité de garantías, para hacer y deshacer a su antojo la composición de un partido hasta hacer desaparecer su esencia y dejar sólo el rastro de lo que fue el nombre.

Nos hace falta infantería, soldados, no tanto comandante y general, sino la ciudadanía, las personas o la gente que apoyaba este proyecto y se marchó; recuperarlos va a costar mucho. Pero sin madurez, sin autocrítica y bajada al ruedo de la calle, no sólo con manifestaciones, sino lidiando problema a problema (step by step como dicen los anglosajones), no habrá cambio de tendencia. La gente, la ciudadanía, quiere soluciones, no mensajes mesiánicos salvadores, ni significantes flotantes que luego quedan en nada. Una vez bajado el telón de la función del debate político, del cacareo de gallos, y de los fuegos artificiales, viene la cruda realidad, sin aderezar. Cultivar la formación del político de este proyecto, no radicalizar el mensaje vacío de contenido, reclutar gente preparada en cada ámbito que no tenga necesidad de vivir del cargo, que tengan el conocimiento de la calle, y llevar a cabo una actuación eficaz resolviendo problemas con espíritu de servicio. Sí, ese espíritu de servicio incondicional de muchos cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado y del ejército (con salarios a veces miserables) que han sido demonizados en muchos mensajes y discursos de la formación, y que ahora votan otras opciones. La radicalidad del mensaje y la exclusión de gente valiosa dentro del partido, ha sido un desastre, sino comenzamos a recuperar lo perdido, esta embarcación, antes buque transatlántico a toda máquina, que ahora hace aguas y está con el casco hundido en algunos territorios, acabará en el fondo del mar, destinado a ser una reliquia del pasado con escaso interés arqueológico.

Quizás haya que volver a ver los vídeos pedagógicos de Barrio Sésamo, para distinguir qué es lo que está dentro y fuera, o arriba y abajo, o peor aún, volver al mítico programa infantil de Un globo, dos globos y tres globos, para evitar un nuevo reventón de conceptos y de apoyos. Seamos tolerantes y abiertos siempre al aprendizaje y no a la exclusión, como el gran maestro Célestin Freinet, creador de la escuela abierta, nos enseñó; y compartamos su mensaje. En este proyecto, siguen cabiendo todos, y deben estar, si queremos de verdad una sociedad de progreso y más justa, donde prime realmente una justicia independiente e imparcial, y donde no se premie al corrupto, y se atiendan y solventen los problemas reales. Hay que seguir creyendo en este sueño, pero para ello, hay que actuar, y no lamerse las heridas desde el cómodo sillón del cargo político u orgánico.

Apoyo a la candidatura de Pedro Pérez Blanes al Senado