PSOE-A prepara una traición mientras Podemos no sabe, no contesta

Los resultados andaluces ofrecen una posibilidad que en el Psoe A recibe el apoyo de su dirección: pactar con CS.

 

Félix Gil. Periodista

Esa operación tiene dos ganadores y un solo perdedor: la gente perjudicada por la crisis en rentas y derechos.
El anuncio hecho la noche electoral por Juan Marín (CS) proponiéndose como presidente tiene explicación y no es que el PP le dejara pasar por delante.
En realidad, esa operación a quien le interesa es a Susana Díaz y al resto de los miles de personas que copan puestos en la administración autonómica y en la paralela que depende directamente del Gobierno andaluz, estimada ésta última por Europa Press en 24.000 empleos en fundaciones, entes y similares.
La dirección del Psoe A quiere conservar como sea lo que considera “ sus puestos de trabajo” y frente a la explicación obvia, por la abstención en Sevilla y Jaén, que era un voto con los pies contra Susana Díaz y su equipo, ha iniciado una explicación según la cual el Psoe A ha perdido votos en beneficio de CS.
Esa operación propia de trileros políticos, que no se compadece con las cifras y las votaciones registradas e incluso con los votos nulos por tachar su nombre de las papeletas tiene un destinatario político: su enemigo Pedro Sánchez, a quien se culpa de la pérdida de votos por sus acuerdos con Unidos Podemos.
La operación ante el público se justificaría por la dirección del PSOE A y desde luego por las fuerzas neoliberales que le sustentan tanto como al CS, como una forma de cerrar el paso a VOX a las instituciones.
El otro beneficiado es CS, que se vería beneficiado con la Presidencia de la Junta de Andalucía desde su tercer puesto, ninguneando al PP y desmarcándose del apoyo de VOX, que no necesitaría por cuanto sus 21 diputados más los 33 de Susana, aún a falta de uno para la mayoría, son suficientes ya que es obviamente imposible que AA sumara sus votos a PP y Vox para impedirlo.
CS con esta operación deja en ridículo al PP, cuyo bisoño presidente ya había dado públicas bendiciones a tener el apoyo de los diputados de Vox. Algo que en la Unión Europea será muy valorado por las fuerzas conservadoras que en varios países, especialmente en Francia, consideran que la extrema derecha no debe acceder a las instituciones.
LA INUTILIDAD DEL VOTO UTIL
Esta operación en marcha tiene un solo perjudicado: la gente que ha visto recortadas sus rentas y derechos sociales, quienes obviamente con un gobierno CS/PSOE, del que ya tenemos tres años de experiencia en Andalucía, no se pueden esperar sino más recortes en rentas y servicios públicos, conforme a la ideología neoliberal que comparten.
El votante del Psoe que en Andalucía creyera que darles la papeleta el día 2 era apoyar la política de recuperación que el Gobierno del Psoe y Unidos Podemos han pactado, podrá en sus carnes comprobar que la utilidad del voto no se mide por los diputados que saca una u otra opción, sino por la seguridad de que lleve a cabo una determinada política.
Así, los votantes del Psoe que se han abstenido, quienes tacharon el nombre de Susana en Sevilla, quienes votaron en blanco o buscaron la papeleta de Pacma o similares, pueden muy bien decir NO CON MI VOTO.
El Psoe, que ayer pedía la dimisión de Susana y su equipo, hoy da marcha atrás y deja a Susana manos libres para negociar …lo que ya vemos.
La trascendencia de que el acuerdo CS/Psoe A se plasme va mucho más allá de Despeñaperros.
Afianzar la posición neoliberal del Psoe andaluz es el fin del acuerdo de legislatura con Unidos Podemos.
Es el fin de una salida pactada al conflicto catalán.
En definitiva, es un acuerdo que devolvería el Psoe a su etapa liberal. Al final Pedro Sánchez sería otro Felipe González.
Mientras, los problemas de la gente sencilla que engrosa cada año las filas de la pobreza no tendría otra opción, ante el fracaso de los que dicen actuar en su beneficio pero lo hacen en el suyo, que mirar a los salvapatrias que ya asoman tras ocho años de crisis ininterrumpida para ellos.
ADELANTE PARA ATRÁS
Los analistas de Podemos negaban hoy, frente a la evidencia que ofrecen los datos de las elecciones en los pueblos a Vox, que se haya producido una votación de castigo a todos los que les representan sin éxito, incluido Podemos.
Negar la evidencia, mantener el statu quo con la dirección de Podemos Andalucía, dar por válidas sus explicaciones, augura un descalabro mayor en las siguientes citas electorales a la vuelta de la esquina.
Conforme a su particular ideología trosquista, es conocido ampliamente que el grupo que lidera Podemos en Andalucía ha seguido durante tres años la política suicida de negarse a llevar a acuerdos con el Psoe A tanto en el parlamento como, donde ha podido imponerse, en los ayuntamientos.
Como consecuencia, la situación de la gente sencilla ha seguido empeorando. Y lo peor, los votos que se recibieron no han servido para nada más que para dotar de recursos económicos y humanos a un grupo que era marginal y ahora tiene más de doscientos empleados en plantilla.
No es que el acuerdo con IU no haya funcionado, es que mientras las bases de IU han respondido las de Podemos han sido dinamitadas ( de más de 300 organizaciones territoriales en 2015 queda la décima parte).
En la dirección de Podemos Andalucía no existe hoy más que un grupo de personas que cobran sueldo…del propio grupo.
Si la dirección estatal de Podemos quiere saber lo que ha pasado sería bueno que pidiera un informe a la Comisión de Garantías andaluza de los casos pendientes de resolución y les preguntara a los afectados por dichos expedientes.
Por cierto, se encuentra pendiente el presentado en verano contra las primarias internas. Y ya se han celebrado hasta las elecciones autonómicas.
La dirección de Podemos debería ocuparse de las causas (la inoperancia de su política en Andalucía ), y dejar para después las consecuencias ( los votos a Vox).